Gusto y CalidadGusto y CalidadGusto y CalidadGusto y Calidad

Gusto y Calidad

Disfrutar al máximo

Los cierres de aluminio se han convertido en un „sello de calidad“ para una gran variedad de bebidas embotelladas.

Los cierres de aluminio son muy apreciados en todo el mundo por expertos de la industria vinícola, enólogos, vinateros y consumidores, debido a su capacidad para conservar el aroma y el sabor de los preciados contenidos de las botellas.

  • La fuerza y resistencia a la corrosión inherentes al aluminio garantizan un sabor sin cambios
  • Todos los materiales utilizados en los cierres de aluminio son perfectamente neutrales desde el punto de vista organoléptico, lo que ayuda a conservar los sabores del vino y evita su adulteración.
  • El aroma y el sabor se conservan intactos, ya sea a 10 km de la viña o a 10.000.
  • Los cierres de aluminio ofrecen un efectivo aislamiento que evita la entrada de microorganismos, humedad o gas proporcionando excelentes condiciones de almacenamiento y una larga vida en la estantería
  • Tampoco permiten la penetración de elementos externos causada por la desintegración de los cierres tradicionales, lo que adultera el sabor de las bebidas

El ejemplo perfecto: Calidad de la uva al vaso

Ya sea tinto, blanco o rosado, tranquilo o espumoso, muchos son los que disfrutan del vino hoy en día. De hecho, cada año se consumen en todo el mundo unos 34 millones de botellas de distinta calidad, sabor y precio, y para todo tipo de ocasión.

Sus diferentes graduaciones, sabores y variedades se pueden encontrar por todo el mundo gracias a los métodos modernos de producción y envasado. Antes, se sabía, o mejor dicho se sufría, que el vino no "viajaba bien". Hoy en día, en muchos países se produce una gran variedad de vino y, gracias a tecnologías como la de los cierres de aluminio, se pueden saborear en todo el mundo. El aroma y el sabor se conservan intactos, ya sea en la viña o en cualquier otra parte del mundo.

Incluso cuando se sabe que un vino debe "respirar" un tiempo después de abrir la botella, un buen cierre asegura la integridad de su sabor hasta ese momento. El exceso de oxígeno en la botella es algo que debe evitarse, ya que la exposición al aire puede hacer que el vino “muera”.

In vino veritas

Los cierres de aluminio son, literalmente, un "sello de calidad": evitan que una bebida sensible como el vino se oxide demasiado rápido, prolongando así su vida en perfecto estado.

[ Leer más ...

Servicio y conservación

Antes de los cierres de aluminio, el consumidor se enfrentaba a un pequeño dilema al abrir una botella de vino: terminar toda la botella o bien arriesgarse a perder parte del preciado líquido tapándolo con el corcho para guardar una o dos copas para más tarde.

[ Leer más ...