Tecnología y ventajas económicasTecnología y ventajas económicasTecnología y ventajas económicasTecnología y ventajas económicas

Tecnología y ventajas económicas

Una solución completa y eficaz con los costes

Los cierres de aluminio ofrecen una serie de ventajas claras, ya que pueden ser fabricados en grandes cantidades de una manera rentable para producir una excelente relación de calidad-precio. Dependiendo de su diseño, su precio puede llegar a ser significativamente menor que el de los tapones tradicionales.

Entre el 2 y el 5% de todo el vino producido en todo el mundo cada año, en torno a 100 millones de botellas, acaba literalmente en el desagüe debido a la incapacidad de los cierres tradicionales para evitar que se “pique” con sabor a corcho. Gracias a los cierres de aluminio ya es posible evitar este desperdicio.

Los cierres de aluminio se fabrican en todo el mundo y forman parte de la cadena de valor local. Esto hace que se pueda reaccionar más rápidamente a las necesidades del cliente. Pueden ser transportados hasta el fabricante de forma económica y sostenible, sea cual sea su destino.

Los cierres de aluminio son la única forma de cierre adecuado para botellas de vidrio y PET. Las botellas PET individuales con cierres de aluminio son más ligeras y, por lo tanto, reducen costes de transporte, lo que las hace ideales para su uso en aviones, trenes y actuaciones al aire libre. También cumplen con los posibles requisitos de seguridad necesarios en, p.ej., aerolíneas, bares, eventos deportivos, conciertos o festivales.

El consumidor puede determinar fácilmente si el vino ha sido manipulado si aparece rasgado el precinto del tapón. Gracias a una tecnología innovadora se pueden incorporar a los cierres de aluminio diferentes dispositivos de evidencia de manipulación, un claro ejemplo de tecnología que proporciona beneficios económicos.