Apertura y cierre fácilesApertura y cierre fácilesApertura y cierre fácilesApertura y cierre fáciles

Comodidad

Apertura y cierre fáciles

Ya sea para una barbacoa, fiesta, o simplemente un trago agradable en el jardín o en el balcón, una botella de vino con cierre de aluminio se puede abrir tan fácilmente que es una compañera ideal para cada ocasión. No hay necesidad de usar herramientas adicionales, que a menudo se olvidan en casa, y no hay riesgo de encontrar... ¡un charco de vino en el fondo de la cesta de picnic! No importa si la botella se mantiene en posición vertical, de lado o incluso boca abajo.

Volver a cerrar la botella con un tapón tradicional puede ser una tarea difícil y, la mayoría de las veces la botella se queda abierta, lo que significa que el vino está en contacto con el aire y puede derramarse o caerse. Gracias al cierre de aluminio el preciado líquido queda a buen recaudo.

Esto también influye en la forma en la que se comportan los consumidores. En lugar de sentirse obligados a beber todo el contenido mientras aún está fresco, pueden cerrar de nuevo la botella enroscando el tapón de aluminio, tal y como lo harían después de beber un vaso de whisky.

En los últimos veinte años, el cierre de aluminio ha contribuido a descubrir el vino a toda una nueva generación de amantes del vino, así como a abrir mercados a vinos procedentes de todo el mundo. También ha permitido a los productores de vino introducir el uso de PET (polietilentereftalato) como alternativa al vidrio, ya que es el único cierre adecuado para botellas de ambos materiales.

Gracias a su comodidad, facilidad de uso y versatilidad, el vino con cierre de aluminio ha adquirido una imagen más contemporánea para los más jóvenes. Basta con girar el tapón y “clic”... ¡a disfrutar!

< back