Más comodidad con un simple giroMás comodidad con un simple giroMás comodidad con un simple giroMás comodidad con un simple giro

Comodidad

Un gran vino en la punta de los dedos

Abrir una botella de vino a la manera clásica, tirando del corcho, se puede convertir en una ejercicio agotador, como muchos saben por experiencia propia. Los cierres de aluminio sólo requieren de un simple giro para abrir una botella de vino de la forma más fácil y sin estrés.

La facilidad con que se abren los tapones de aluminio elimina cualquier irritación posible. Por su propia naturaleza, no se caen dentro de la botella ni se desmenuzan. Son una garantía de conveniencia, fiabilidad y seguridad cada vez que se abre y se cierra la botella.

Añádase a esto la comodidad que supone la facilidad de almacenar y transportar una botella de vino con un cierre de aluminio, en cualquier posición y durante largas distancias, lo que realmente justifica su pretensión de convertirse en el cierre perfecto.

Las propiedades de aislamiento del cierre de aluminio son altamente eficaces, y garantizan que el vino no se oxide rápidamente, lo que prolonga su vida en perfecto estado y asegura al consumidor que la calidad del vino se mantendrá en óptimas condiciones durante un período de tiempo considerable. Esto hace que se pueda consumir en cualquier momento.

< back