Servicio y conservaciónServicio y conservaciónServicio y conservaciónServicio y conservación

Gusto y calidad

Servicio y conservación

Antes de los cierres de aluminio, el consumidor se enfrentaba a un pequeño dilema al abrir una botella de vino: terminar toda la botella o bien arriesgarse a perder parte del preciado líquido tapándolo con el corcho para guardar una o dos copas para más tarde.

El vino envasado en botellas con tapones de aluminio se puede servir en copa en cualquier momento, ya que se mantiene en perfecto estado hasta el día siguiente o el siguiente invitado. En consecuencia, los restaurantes puede servir a sus clientes una copa de vino de alta calidad, sin obligarles a comprar una botella entera.

Asimismo, esto permite a los clientes de un restaurante experimentar con diferentes vinos durante la comida y descubrir nuevos sabores y cualidades. Gracias a los cierres de aluminio es más fácil saborear los diferentes vinos por separado, en porciones individuales y en cualquier momento. El consumidor puede estar seguro de que el vino se sirve siempre en las mejores condiciones posibles.

< back